Las cosas pequeñas de la vida

eccus-150207.jpg

La Universidad de A Coruña construirá en el campus la primera urbanización de España con 300 apartamentos en alquiler destinados a 600 estudiantes, el precio del alquiler se fija entre 75 y 200 euros mensuales.
La población de esta aldea convivirá en parejas dentro de apartamentos de entre 40 y 45 metros cuadrados, así que hagamos las cuentas:

40 metros

Entre dos personas = 20 metros

Menos 5 metros aprox de muebles = 15 metros
Lo dejaré aquí porque como sigamos restando saldrán las medidas de un ataud de los pequeños.

Anuncios

7 comentarios to “Las cosas pequeñas de la vida”

  1. Francisco Says:

    Sr. Mora:
    Le creía más sensato, lamento que caiga en la demagogia fácil.
    Ya me hubiera gustado, cuando era estudiante, disfrutar de ese espacio, que a usted le parece tan reducido y a ese precio.
    En este pais, estamos a la contra de todo, se penaliza la idea, la novedad.
    ¿Para qué pensar? Hagamos lo de siempre: pisos de 90 m² a 1.200 € de alquiler.
    Da igual que esos pisos respondan a una estructura de familia pequeño burguesa, y no atiendan a las necesidades de un estudiante.
    Más vale que sobre a que falte.
    ¿Eso es lo ideal?

  2. Maui Says:

    ¿Será declarada la claustrofobia como incapacidad?

    ¿Se darán pisos más grandes a los claustrofóbicos?

    ¿Habrá que irse a vivir a Portugal o Francia para tener un piso decente?

    Los estudiantes nunca han vivido rodeados de lujos pero…

    ¿Cual será el siguiente paso?, ¿que tengan que trabajar gratis para el estado mientras duren sus estudios para poder estar en un minipiso de esos?

    Hemos vuelto a la edad media.

    Los propietarios son los señores feudales y los demás son esclavos de una hipoteca de por vida.

  3. JRMora Says:

    Sr Francisco.
    Espero que no le resulte demagogo por intereses arquitectónicos personales.
    Esa idea que usted llama novedosa para mí no lo es.
    los “estudios” de los que la costa del sol está llena eran y son lo mismo, cubículos donde la ropa interior tenía que convivir con el paquete de pan Bimbo.
    El orden era un jeroglífico y la habitabilidad una broma, la cocina “americana” impedía abrir la puerta y el baño a lo barco “hacía agua”…
    No podía tener una mesa de dibujo, no podía tener libros no podía tener nada…simplemente no cabía.

    Lo que no es admisible que esto se presente como solución al precio de la vivienda y a todo el entremado de especulación y corrupción que hay entorno a la misma.

    Ahora que no es usted estudiante, intente irse a vivir a 40 metros con su familia y disfrute de la vanguardia de las ideas.

    Gracias por la visita y por su comentario.

  4. JRMora Says:

    Hola Maui, gracias por los comentariops que vas dejando, yo me pregunto si esto no son más que las típicas noticias “campanario” motivadas por las protestas de los estudiantes que cada día son más frecuentes.

    Saludos

  5. JoseCa Says:

    jajaja Muy buena esta viñeta tio ¡¡¡

    Saludos de un Coruñes 😛

  6. Francisco Says:

    En efecto, soy arquitecto.
    No me mueven intereses de ningún tipo, me molesta la crítica fácil, aquellas que tocan teclas sensibles a martillazos, máxime cuando usted se ha mostrado en otras ocasiones, como fino pianista.
    No veo que 40 m², tenga implícito su mal diseño. Los estudios de la Costa, no lo mueven en absoluto, búsqueda racional de un problema endémico, los libros y mesas de dibujo, no son utinselios habituales entre el equipaje de la mayoría de los usuarios de esos habitáculos.
    90 m² pueden estar pésimamente diseñados y peor aprovechados.
    No se trata de gastar 90 para aprovechar 30, si con 40, bien resuelto, funciona.
    ¿Cuántas familias de estudiantes conoce usted?

  7. JRMora Says:

    Hola otra vez Francisco, me alegra que al menos sirva esto a modo de pequeño debate improvisado.
    Quizás estemos enfrentando opiniones que poco tiene que ver unas con otras, puede que haya hecho una lectura equivocada de esta viñeta.

    No puedo creer que estas iniciativas vengan a solucionar ni tan siquiera a aliviar la salvaje carrera ascendente del precio de la vivienda.

    Un estudiante puede tener y tiene equipaje, tiene todo el derecho a tener mascota, pareja (posiblemente estable), ordenador,ropa, tv, libros, artículos de limpieza, lavadora (yo necesitaba una mesa de dibujo) y etc y etc

    Llamar habitáculo a una casa en la que una persona va a pasar una larga temporada y creer que basta con que haya sitio para el cerebro del estudiante dentro de la misma puede ser minimizar demasiado el concepto.

    Le recuerdo que en caso de A Coruña lo han bautizado “Urbanización de apartamentos” no panal de habitáculos.

    Un placer el cruce de opiniones con usted, que no decaiga, no entienda que critico las ideas sobre uso de espacios de los profesionales de su gremio.

    AH…aquellos estudios de los que le hablaba han acabado para viviendas de solteros o picaderos ocasionales, la mayoría han comprado el colindante para ampliar el espacio habitable.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: